Coco

Raza: perro con gran corazón.

Desde que conocí a Coco se de primera mano la gran capacidad de recuperación que poseen nuestros amigos peludos.

Adopté a Coco hace dos años, estaba estudiando el Máster de Terapia Asistida por Perros en la Universidad de Sevilla, cuando de repente apareció junto con sus compañeros de la protectora en nuestras clases prácticas. Su mirada me embaucó.

Coco ha sido un perro víctima del maltrato del ser humano. Estuvo viviendo en la calle durante unos meses, hasta que la protectora lo encontró y le salvó la vida. Estaba dentro de un pozo y con varias heridas por el cuerpo.

Era un perro extremadamente miedoso, se acercaba, pero con bastante cautela, ya que siempre le han gustado las caricias y por supuesto los premios.

Tras pocas clases decidí adoptarle, no quería volver a separarme de él.

Cuando llegó a su nuevo hogar estaba muerto de miedo, tardó aproximadamente unos 45 minutos en entrar por la puerta por su propia voluntad (ya que es mejor para la adaptación de los perros en estos casos no presionarles). Se encogía de miedo cuando escuchaba un ruido alto, o veía un palo, por ejemplo, el de la fregona. Pero sorprendentemente, con trabajo y dedicación,  solo tardó unos pocos días en habituarse a su nueva vida y se le veía más que contento.

En el parque, perdió el miedo a los perros en muy poco tiempo y se pasaba horas jugando.

Hoy en día está completamente rehabilitado, tanto es así, que es un perro muy equilibrado y se ha convertido en mi ayudante para la recuperación de muchos otros, ya que como bien sabemos, entre ellos se entienden mejor.

687 36 66 86

  • White Facebook Icon

Encuéntranos en facebook

Contacto

Estaremos encantados de atenderte